El nuevo auto de Google se ‘ablanda’ si atropella a alguien

Publicado: 17 de Septiembre del 2017

Google está trabajando en el desarrollo de su tecnología de conducción autónoma. Pero no sólo en la involucrada en que el vehículo se conduzca a sí solo, sino también en otras tecnologías de apoyo –especialmente para la seguridad-para que cuiden su entorno estos vehículos. Hace meses vimos un ‘claxon’ especial para ellos, otro sistema con avisos de voz para evitar atropellos fue ‘cazado’ más adelante, y ahora sabemos que sus coches autónomos se ‘ablandarán’ en caso de atropello.

Para la firma de Mountain View, una de las máximas preocupaciones en torno a los coches autónomos está, precisamente, en su relación con los peatones. Al menos, eso es lo que han dejado ver las varias patentes que han registrado hasta la fecha. La mas reciente es una tecnología planteada para actuar en caso de impacto con un peatón. Concretamente Waymo –la empresa de Google- consigue se modifique la rigidez de la carrocería en elementos como el paragolpes frontal o incluso el capó, gracias a varios sensores, y por tanto se minimicen las consecuencias de un atropello.

Tecnología de Google para los atropellos, así funcionará en sus coches autónomos

Actualmente cualquier vehículo tiene que cumplir unos determinados requisitos de seguridad entre los que se contempla una determinada rigidez de los elementos frontales de la carrocería. El capó o el paragolpes no pueden diseñarse de cualquier manera, y su capacidad para deformarse ante un impacto son cruciales. Sin embargo, Google quiere ir más allá e integrar sensores en su vehículo autónomo para que se prepare para el impacto y modifique la superficie delantera en base al ‘cuerpo’ con el que va a chocar. De esta forma la energía se puede absorber –la del impacto- y minimizar los daños.

Pero la clave en todo esto, y como ocurre con los vehículos actuales, es proteger no sólo a los peatones sino también garantizar la seguridad de los ocupantes. Por tanto, en la patente de Google se consideran ‘móviles’ únicamente los elementos frontales y superficiales, mientras que la rigidez estructural del vehículo se mantiene intacta, y por tanto el habitáculo del vehículo autónomo sigue siendo un lugar seguro. Ideas anteriores ya llevaron a algunos fabricantes a colocar un airbag en el propio capó para proteger a los peatones ante un atropello.

Fuente > uspto

Publica tu anuncio